El cartel de las XVI Ex Mundis

Han pasado varios meses ya de las XVI Jornadas de Rol de Almería, y algunos más desde que la organización me ofreció la oportunidad de colaborar con las jornadas. Ahora, con la perspectiva que el tiempo da, y aprovechando la primera entrada de este blog, me gustaría contar cómo fue el proceso de dar forma al cartel de este año.

Andaba ocupado entre proyectos, laborales y personales, cuando Víctor me comentó que querían que los monigotes volvieran a las jornadas. Así, en frío y sin rodeos. No tenía demasiado tiempo libre, pero volver a los orígenes, ¿quién era yo para renegar de mi pasado? De acuerdo, acepté pero con una condición: paciencia.

Primeros pasos

La temática de las jornadas ya se conocía: mitologías del mundo (griega, nórdica, egípcia y celta), y la idea central del cartel era una lucha entre las distintas deidades, a lo pressing-catch. El otro requisito era la paridad: igual número de dioses y de diosas representados. A partir de ahí, vía libre para trabajar.

Ya tenía en mente algunas composiciones (que a la postre resultarían demasiado ambiciosas), así que me dispuse a trabajar en dos frentes:

  • Documentación: buscar deidades representativas de cada mitología.
  • Esquema: realizar bocetos de la composición del cartel, personajes, texto, etc.
  • Logotipo: elaborar propuestas para dar con la identidad de las jornadas.

Era mi intención que el logotipo y los dioses tuviesen el protagonismo del cartel, por lo que me afané en terminar primero el logotipo y construir a partir de ahí el resto.

Reciclando

Recordé que tenía en el cajón algunos bocetos de carteles y logotipos, que no llegaron a materializarse. Concretamente, había una idea para las Ante Bellum, que me había gustado mucho en su día: un texto en 3d sobre el que se desplegaban aviones, infantería, navíos, etc. con un estilo retro, de propaganda militar de la WWII.

antebellum
Boceto logotipo Antebellum

Con ese punto de partida, estuve probando distintas perspectivas, buscando inspiración en la publicidad, en el cine (el cartel de Ben-hur, por ejemplo). Una vez tenía ya la tipografía y la forma, era cuestión de probar colores y texturas, aunque era firme mi convicción en que el resultado debía tener aspecto de piedra.

Con permiso de Goku

Para el fondo de la escena, había pensado en unas montañas estilizadas, con hierba en la cima. ¿Dónde había visto yo eso antes? Sí, en el manga más famoso para varias generaciones. Esas eran las montañas que quería. Y para el primer plano, el logotipo de piedra descansando sobre otra montaña, pero sin llegar a mostrar el pie de la misma.

Así pues, me afané en trazar siluetas, vegetación, árboles, etc. con la vista puesta en las referencias y en la paleta de colores.

Montañas
Elementos de la escenografía

Los monigotes contraatacan

Con el logotipo ya definido y presentado, quedaba la ardua tarea de dar forma a los monigotes. Debo confesar que los primeros estaban inspirados en los petisos carambanales, personajes de Superlópez (Jan). A lo largo del tiempo, la base de los mismos ya ha pasado por dos revisiones, que han suavizado sus facciones, añadido detalles, etc.

Así pues, debía realizar dos acciones con los dioses:

  • Revisar y actualizar nuevamente la base de los personajes.
  • Caracterizar los personajes (deidades).

En este punto debo hacer un inciso. Inicialmente estaba previsto una batalla entre las cuatro facciones (griegos, egipcios, nórdicos y celtas), mostrando ejércitos formados por los distintos dioses (20 ó 30 por bando, era la estimación).

Era una previsión más que optimista, teniendo en cuenta el poco tiempo que podía dedicar al cartel y lo laborioso de la tarea: caracterizar a más de 100 dioses, muchos de ellos bastante reconocibles.

Así pues, en un impulso de honestidad y realismo, pactamos mostrar una pareja de cada mitología, los más representativos, para lograr además la paridad de género.

Y aquí la organización y su gestor de comunidades se mojaron: buscaron dos parejas de dioses de cada facción e implicaron en la elección a los socios y aficionados. Tras varias votaciones, finalmente ya disponía del material necesario para caracterizar a los personajes.

Descomposición del personaje

Tras una tarde definiendo la base de los personajes (rostro, torso, extremidades, etc.), me organicé para elaborar 1 ó 2 dioses por sesión de trabajo. Con el material que la organización utilizó para las votaciones (ilustraciones de los dioses), y un poco de navegación, fui caracterizando a cada monigote: capas, guantes, botas, armaduras, varas, melenas, coronas, cascos, …

En paralelo, la organización iba publicitando los personajes conforme  se iban terminando. Me pareció una buena estrategia así que procuré que el ritmo de entrega fuese regular.

El proceso de diseño era casi idéntico en todos los casos: comenzaba con la cabeza, adaptando pelo, tono de piel, vello facial, adornos, etc. A continuación elaboraba torso y extremidades (armaduras, vestidos, faldas, brazaletes, armas, ..) y, finalmente, los pies.

Ya tenía claro que iba a utilizar tintas planas, que no iba a utilizar gradientes y que usaría sólo un nivel de sombras. Todo el proceso se realizó con Illustrator, así que la composición, los retoques y ajustes de última hora los iba a realizar en Photoshop.

Tanto para los personajes como para el escenario, utilicé algunos trucos que me permitieron ahorrar tiempo y dolores de cabeza: duplicar, rotar, reflejar, reescalar, etc. Como ejemplo, las nubes. Después de trazar algunas, las estuve utilizando de base para  rellenar todo el cielo (o gran parte de él, al menos).

Los dioses y sus poses

Las piezas encajan

Ya tenía todo: logotipo, personajes y escenario. Quedaba componer el cartel, teniendo en mente buscar ubicaciones para la fecha, lugar y los patrocinios (decenas de logotipos).

Montar el fondo no fue muy complicado, las montañas con más detalles en primer plano, la columna central sobre la que reposaría el logo en medio, y nubes y horizonte al fondo.

El logotipo lo ubiqué sobre la montaña y revisé la textura, color y sombra, El conjunto ya tenía muy buena pinta.

Para los personajes, fui emparejando los dioses en duelos, y colocándolos alrededor del logotipo. Fui probando distintas poses para cada uno (el haber diseñado los monigotes en partes separadas e intercambiables, ayudó mucho), hasta obtener un buen resultado.

Prueba de integración

Últimos retoques

Con la composición ya casi completa, me limité a realizar algunos retoques a la escena, para mejorar la integración de todos los elementos:

  • Añadir efectos de luz: sombras, halos, resplandores, …
  • Incorporar un rayo.
  • Añadir una capa de textura.

Y por supuesto, crear los espacios para ubicar la información requerida para el cartel (lugar, fecha, patrocinios). El cartel estuvo abierto hasta casi última hora, con la finalidad de no dejar fuera a ningún colaborador.

Cartel definitivo

Para el siguiente trabajo, espero poder realizar un timelapse con el proceso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *